El mundo de Fausto

“FAUSTO

Vivo entregado a esta idea, es la culminación de la sabiduría: sólo merece la vida y la libertad aquel que tiene que conquistarlas todos los días. Y así, rodeados de peligros, el niño, el adulto y el anciano viven provechosamente sus años. Quiero ver una multitud así, vivir en una tierra libre con un pueblo libre. Entonces podría decir a este instante:«Detente, eres tan bello». Así la huella de mis días no se perderá en los eones. En el presentimiento de esta gran alegría, disfruto, ahora, del instante supremo.

MEFISTÓFELES
No le sacia ningún placer, no le contenta ninguna felicidad, va sin cesar en busca de formas cambiantes.El pobre quiere apresar ese último, ese mísero, ese vano momento. El que tanto se me opuso ha sido vencido por el tiempo. El viejo yace en la arena. El reloj se ha parado.

CORO
Se ha parado. Está callado como la medianoche.La ajorca cae.
MEFISTÓFELES
Cae. Todo está consumado.
CORO
Se ha acabado.
MEFISTÓFELES
¡Acabado!, ¡qué estúpida palabra! ¿Por qué acabado? Lo acabado y la pura nada son exactamente lomismo. ¿Para qué nos sirve el eterno crear? Para que lo creado se disipe en la nada. ¿Qué se puede decirde algo si se ha acabado? Que es como si no hubiera existido y sin embargo circulara como si existiese.En lugar de ello, preferiría el vacío eterno”.

GOETHE, WOLFGANG, JOHAN
FAUSTO
Permitida la difusión sin ánimo de lucro.