Alienados

El serhumano a menudo es tan ambivalente, incongruente, neurótico y tremendamente absurdo que la artista no podía obviar esta realidad. Desde que el indivuduo adquiere la racionalidad  a su ventaja sobre el resto de especies planetarias suma a su vez una gran condena…el pensamiento. La inteligencia cuanto más grande  tanto más ávida está de alimento. Tenemos que dar “comida” a nuestro cerebro pues ya no sirve sólo para la subsistencia y las experiéncias más primitivas, está condenado a funcionar queramos o no, de manera intelectual sin parar. ¿Qué pasa cuando no damos de comer a alguien? El cuerpo se muere… ¿Qué pasa si no damos de comer a nuestro intelecto, o lo envenenamos con “comida poco adecuada”? La mente se aliena. Nos alienamos.

Permitida la difusión sin ánimo de lucro.